miércoles, julio 26, 2006

Lesbianas y promiscuidad

Siempre me ha dado mucha rabia escuchar comentarios del tipo:"las lesbianas son promiscuas", "las lesbianas son infieles"...
Es como si con ello insinuaran, que entre los heterosexuales abunda la fidelidad, el amor puro para toda la vida...etc,etc.
La inmensa mayoria da por sentado que entre mujeres vivimos la sexualidad abierta, que somos incapaces de estar mucho tiempo en pareja porque, tarde o temprano, una de las dos acabara liandose con otra mujer a espaldas de su pareja...Algo totalmente incierto.
En la vida cotidiana, se dan casos de infidelidad y promiscuidad entre parejas hombre-mujer, a diario. Pero nadie dice:"los heterosexuales son muy promiscuos". Solamente comentan que "esa"persona, es promiscua.
Cuando una lesbiana le es infiel a su pareja, todo el mundo se lanza a decir :"las lesbianas son todas promiscuas", pero nadie dice que esa lesbiana en concreto sea promiscua.
Estoy harta de que nos juzguen por ser mujer y amar a otras mujeres. Miles de heterosexuales les ponen los cuernos a sus parejas dia tras dia y nadie dice nada.
No todas las lesbianas somos iguales. Ser lesbiana no es ser "una cosa", ser lesbiana es ser mujer, y cada mujer es diferente,ser lesbiana es una opcion sexual que nada tiene que ver con la persona y la mujer que hay detras...

martes, julio 25, 2006

Los primeros bares de lesbianas

Me lleve una pequeña decepción la primera vez que pise un bar lesbico.
Hasta entonces ( tenia 20 años ), había frecuentado algunas discotecas para heterosexuales. Claro, no conocía ni un gay ni una lesbiana con la que poder acudir a algún bar de Barcelona, así que solía ir a los de aquí, donde siempre predominaban los heterosexuales y en donde los homosexuales teníamos que ir como alternativa a no quedarnos encerrados en casa. Hace mas de diez años todavía no teníamos teléfono móvil casi nadie, igual pasaba con Internet, así que era mas complicado conocer gente con mis mismos gustos...
Por suerte, tenia un buen amigo al que le explique que me gustan las chicas, y el, a pesar de ser heterosexual, me propuso en una ocasión ir conmigo a alguno de esos bares de ambiente...
No se, yo pensé que seria una discoteca repleta de chicas de mi edad, que seguramente ligaría con alguna ( en ese momento era lo que mas deseaba ) la cual me sacaría a bailar una canción lenta y me perdería en el aroma femenino que desprendería...
Era un pub, donde había una barra y unos sofás con un pasillo en medio que desembocaba en una pista diminuta y al fondo unos lavabos también minúsculos. Estaba repleto, si, pero allí había mas parejas buscando chicas para trio que otra cosa. Y las féminas...Por Dios...Las femeninas eran o heterosexuales con su pareja masculina o bisexuales en busca de rollos de una noche...Y las lesbianas que había iban todas casi rapadas y no se cortaban un pelo.
Ligar si ligue...Me acorralo una que tendría sesenta años, con una boina, parecía un hombre, era muy ruda...Enseguida quiso montárselo conmigo por mas que yo decía que me iba...
Menos mal que mi amigo vino a rescatarme...
Tras aquella horrible experiencia, pase por varios bares mas, pero en todos se cocían las mismas habas. Llegue a la conclusión de que no existían las lesbianas femeninas, que yo era la única en España.
Menos mal que tras algunos años las cosas han ido cambiando un poco, y comprobe que si existen muchisimas lesbianas femeninas, y también bares para nosotras, donde sentirnos a gusto, sin tener que soportar heterosexuales que buscan rollo o "probar".

domingo, julio 23, 2006

Discriminacion entre lesbianas

Hoy domingo me he levantado temprano, para aprovechar el dia. He ido al videoclub a devolver la película que saque ayer, y he cogido otra, que la verdad es que no me ha gustado mucho,pero en fin... Antes de verla he salido al patio para coger un poco de sol, y lo cierto es que no he aguantado mas de media hora...
Quisiera recordar aquí el dia en el que conocí a la primera lesbiana... Fue cuando comencé a estudiar en el instituto. Todos eramos nuevos en el primer curso,y yo encontré un asiento en la ultima fila, a lado de varias adolescentes heterosexuales que apenas se conocían entre ellas pero que ya estaban comentando lo "bueno que esta aquel de allí". Tras escucharlas durante cinco minutos me di cuenta de que hablaban de un chico que estaba dos filas por delante nuestro. Comentaban que bonito era su cabello corto rizado, que bien le quedaban los pantalones tejanos, que perfumado iba ( llevaba una fragancia de típica masculina ), que perfil mas mono tenia...
Si ellas lo decían...Claro, era normal; ellas eran todas hetero y ese chico debía tener algo que les atraía. Para mi, como todos los hombres son iguales...Para mi era igual que los otros ocho chavales de la clase.
Lo mejor de todo esto, es cuando empezaron a pasar lista...Uno a uno el profesor fue pronunciando nuestros nombres y nosotros levantando la mano...Entonces pronuncio un nombre femenino seguido de su correspondiente apellido...
Y fue cuando el chico de los ricitos levanto el brazo y dijo, con una voz mas fina que la mía: "presente".
Todas las que estaban a mi lado se quedaron serias de golpe y rojas como un pimiento, mientras a mi empezaba a entrarme una risa que debía disimular.
Con el paso de las semanas, se confirmo el hecho evidente de que ella era lesbiana, porque no se cortaba en llevar signos evidentes del lesbianismo pegados en la carpeta e incluso dibujados en la camiseta. No era una chica demasiado simpática, pero era agradable, aunque algo chulilla...Ella sabia que algunas chicas heterosexuales se sentían atraídas por ella ( normal, físicamente tenia cuerpo de chico ), y eso la convirtió en una prepotente.
A mi lo único que me apetecía era tener amigas que sintieran como yo, así que intente hacerme su amiga para así, explicarle que yo era como ella. Conseguí acercarme un poco mas a ella, pero no demasiado, porque la chica jugaba en un equipo de fútbol femenino y ahí tenia a todas sus amigas, también lesbianas y bastante masculinas, como ella. Bueno, en dia le dije que yo también era lesbiana.
Y su respuesta fue algo así como: "tan femenina es imposible, no eres como yo, estas confundida, no somos iguales".
Evidentemente, pocas ganas me quedaron de seguir intentando una amistad.
Fue cuando me di cuenta, de que no por el hecho de ser lesbianas, todas debemos avenirnos y ser amigas, y también me di cuenta, de que entre lesbianas existe mucha discriminación...

sábado, julio 22, 2006

Relato: Cartas de amor

Le gustaba verla, cada noche, a través de su ventana. Nunca antes habia sentido nada semejante a lo que sentía por esa mujer, aunque era la sensación más hermosa que habia experimentado en toda su vida... Cada noche esperaba a que ella llegase de su trabajo. Encendía las luces de toda la casa, y lo primero que hacia era despojarse de toda la ropa. Solamente se dejaba puesta la ropa interior. Hacia mucho calor aquel verano.
Era muy atractiva, aunque nunca la habia visto de cerca, pero lo sabia, sabia que era preciosa, o al menos a ella se lo parecía. Solamente podia observarla a través de su ventana, oculta tras la cortina y en penumbras... Temía que la descubriera, sentía mucha vergüenza de que pudiera suceder algo así.
Desde la ventana podia ver su larga melena oscura, ligeramente ondulada, su piel bronceada y su cuerpo perfecto, a sus ojos. Debía tener unos treinta y cinco años, o bien podría tener diez menos, no estaba segura; lo que sí sabía es que era hermosa... Le encantaba verla sentada en el sofá, viendo como miraba la televisión mientras cenaba un bocadillo o una pizza. Nunca estaba acompañada, siempre sola..
Una noche la vio llorar. Su princesa estaba derramando demasiadas lagrimas como para dejarla indiferente. Sin embargo no podia ir hasta ella y consolarla... En el fondo, no seria mas que una desconocida obsesionada que la espiaba a través de una ventana. Pensaría que estaba loca, la echaría de su casa.
Así que decidio escribirle una carta.
Puso todo su amor en aquellas palabras, en aquellas bonitas frases volcadas en un papel. En el anonimato le confeso que la amaba, que la deseaba mas allá de perjuicios, fuese quien fuese o le ocurriese lo que le ocurriese... Que le partía el corazón y el alma verla tan triste, que cada lagrima que derramaba era como si le clavaran un puñal en el pecho...
Se aproximo al edificio de enfrente, donde vivía su amor, para comprobar su nombre. Nunca antes habia sentido la necesidad de saberlo; para ella era simplemente su princesa. Busco en todos los buzones hasta que dio con ella. Cuando introdujo el sobre dentro estaba temblando...
Aquella noche la vio llegar. Comprobó como se acomodaba en el sofá, aun con el bolso colgado, tomando el sobre entre sus manos. Lo abrió. Saco la carta y empezó a leerla...
Al terminar, se levanto del sofá y arranco a llorar de nuevo. Cuando se calmo, tomo la carta de nuevo y volvió a leerla. Eso significaba que le habia gustado...
La chica decidio continuar escribiéndole cartas anónimas, confesándole su amor, explicándole como la amaría, como miraría sus ojos si la tuviese entre sus brazos, como le diría “te amo” frente a la llama cálida de una hoguera en invierno... Y ella las leía cuando regresaba a casa, una y otra vez, como si esas cartas de amor fuesen su único consuelo.
Una mañana, se asomo a la ventana. Alguien estaba llevándose todos los muebles, introduciéndolos en un camión de mudanzas, mientras su amor, la mujer de su vida, observaba desde la calle con evidente tristeza la fachada del edificio que en pocos minutos iba a abandonar para siempre...
No podia ser. Iba a perderla... aunque jamás la hubiese tenido.
Donde le enviaría ahora las cartas, como le seguiría confesando su amor... Si se marchaba y ella nunca sabría a donde...
Cuando todas las cosas estaban dentro del camión, arranco. La mujer, inexplicablemente, antes de subir a su coche, se dio media vuelta y miro hacia la ventana. Sus ojos se encontraron. Las dos estaban llorando.

Despreciada por mis amigas heterosexuales


Cuando fui un poquito mas mayor, empece a frecuentar las discotecas de ambiente mayoritariamente hetero con amigas hetero, las cuales, sobretodo una, parecian llevarse de P.M. conmigo... Me encontraban divertida, sociable y buena gente ( lo sigo siendo ), aunque a decir verdad no eran amigas de esas a las que les cuentas tus secretos mas intimos. Puede decirse que eran amistades solo para salir, pues entre semana jamas les veia el pelo.
Tenia un amigo tambien hetero, que conocia mis gustos y con el que a veces salia a tomar algo, siempre como amigos...Pero el debia estar enamorado de mi, y se lo tomo muy mal el que un dia conociera yo a una chica tambien lesbiana y empezara a quedar con ella para charlar. Le sento tan mal...Que le explico a todas mis "amigas" que me gustaban las mujeres.
A partir de ese dia dejaron de hablarme, no vaya a ser que las viesen caminando por las calles conmigo y la gente creyera que tambien eran lesbianas. O a lo mejor pensaban que a partir de ese momento, el momento en el que supieron que no me gustan los chicos sino las chicas, las iba a agredir sexualmente...
No se pero creo que me hicieron un favor, pues gente como ellas y el no merecen la pena...Pero en su momento me dolio mucho.
Hoy me he levantado temprano, he ido al hipermercado y al videoclub, despues a comprar una hamburguesa para comer...Bueno la pelicula ya la he visto: "En tierra de hombres", de Charlize Theron, esta muy bien y explica la discriminacion laboral y el acoso sexual a las mujeres.

viernes, julio 21, 2006

Cuando descubri que soy lesbiana.

Bueno,tras una dura semana de trabajo...llego por fin el fin de semana.
No os creáis que me voy a poner mis mejores vestiduras para vivir dos días desmadrados en discotecas de ambiente lesbico...Todo lo contrario. Me quedo en casa, alquilo una película, saldré a las terrazas del Paseo a tomar una cervecita...
La verdad es que el agotamiento es mas psicológico que físico.
Desde los 20 años conozco los locales de lesbianas de Barcelona. Pero vayamos por partes...
Supe que soy lesbiana desde muy jovencita, creo que desde que iba a Primaria. Lo que ocurre es que a esas edades, una criatura no es consciente de ello. Me gustaban algunas niñas de mi clase, yo tendría unos seis años, a lo mejor era precoz...Yo solamente se que solo quería estar a su lado y ser su mejor amiga. Puede parecer adoración, y quizás lo era, pero con el paso de los años, aquella supuesta admiracion por algunas de aquellas nenas dejo paso a un sentimiento mas profundo, cuando conocí a una, a mis 12 años, de la que estuve enamorada ( en silencio, claro esta ), durante nueve largos meses. Como la conocí enfrente de mi casa, cada dia, durante esos nueve meses, me asomaba a la ventana para ver si la veía pasar...Pero nada. Hasta que se me paso.
Lo cierto es que jamas he tenido ninguna duda en cuanto a mi orientación sexual.Fisicamente, al ser femenina, nadie sospecho nunca que me pudiesen gustar las chicas. Lo disimulaba muy bien... Y por eso empecé a sentir el peso de la soledad hacia los 16 años, cuando a todas mis amigas les empezaban a interesar los chicos, y empezaron a tontear con ellos... Siempre hubo alguno interesado en mi, y a mi, me parecían unos pesados de cuidado. Les cogí mucha manía, porque no aceptaban un no por respuesta...Y ahí viene cuando yo tenia que inventarme mil y una excusas para no tener que salir con ellos. Mis amigas no lo entendían...

Hola a todas y a todos los que me leéis, pero sobretodo a ellas, ya que este blog esta dedicado especialmente a todas aquellas mujeres lesbianas que existen por el mundo...Supongo que a ellas es a quien mas les puede interesar un espacio como este,? Quien si no, tendría interés en leerme, sino alguien como yo?.
Bueno, soy una chica de 31 años y hoy empiezo mi andadura por estos parajes...En realidad me ha costado mucho decidirme a publicar algo así, pero aquí estoy y si con ello logro entreteneros o ayudar un poco a otras chicas como a yo a salir del armario...
Vivo en una ciudad no muy grande a unos cuantos kilómetros de Barcelona, una ciudad en la que ser lesbiana aun es motivo de maliciosos comentarios entre la gente que te conoce y que hasta ahora pensaba que solo eras una chica que se dedicaba a trabajar, que no montaba escandalo en la comunidad de vecinos, que si no ibas con ningún chico era porque estabas muy ocupada trabajando y que ya tendrías tiempo...
Pues resulta, señores, que esa chica femenina y tranquila a la que le gusta pasear a la perrita por las noches y tomarse una cervecita en el silencio de la terraza bajo la sombrilla de colorines... Es lesbiana, le encantan las mujeres. Vaya susto se llevaron algunos cuando lo supieron, aunque estoy tan a gusto siendo como soy, que ya poco me importa el que dirán. Muchos piensan que estoy confundida, porque la mayoría aun piensa que todas las lesbianas tenemos el cabello muy corto...Pero con la de mujeres heterosexuales que también lo llevan cortisimo... No entienden que tenga el pelo largo, me guste maquillarme un poco, lleve trescientas mil cosas absurdas en el bolso de las que solamente se puede aprovechar el monedero y el móvil, me guste ir de tiendas un sábado por la tarde...y que me gusten las chicas.
En fin, que hay de todo en esta vida, supongo que si todas las personas físicamente tuviesemos que definir nuestros gustos sexuales, seria entre aburrido y caótico, pero bueno...
En fin, en este blog iré escribiendo cosas de mi, como lesbiana y como persona dejando a un lado preferencias, publicare relatos de cosecha propia para las mas romanticas, y bueno, ya se vera...